Bitelhaus

Año inauguración: 2018

Estado: Finalizado

Ubicación: Polvorines

Superficie: 210 m2

 

Bitelhaus es una casa en las afueras de la Ciudad de Buenos Aires. Buscamos condensar en ella el concepto de una casa de fin de semana: de bajo mantenimiento, con una relación directa con el exterior y que pueda abrirse y cerrarse fácilmente.

 

En un terreno parquizado, se ubicó la casa de forma perpendicular a la calle con el fin de obtener una orientación noreste en los espacios de uso, y generar un paisaje, donde una araucaria y un olmo prexistentes, sean los protagonistas.

 

La casa se resuelve en un volumen lineal de chapa prepintada blanca con un sistema de paneles movibles de manera de responder a las premisas principales. Los espacios se organizan con la misma jerarquía, en una secuencia de ambientes en relación directa con el exterior, incorporando el semicubierto como un espacio indeterminado.

Esta linealidad permite también el mantenimiento climático interior a través de ventilaciones cruzadas. Frente al espacio principal se plantea una pérgola de hoja caduca que genera un nuevo espacio exterior que lo protege en verano con su sombra y permite ganancias de calor en invierno.

Los paneles corredizos además de brindar protección de la luz de la mañana y una mayor aislación por la noche, permiten cerrar la casa por completo cuando no está en uso.

Las bóvedas de cañón corrido tienen diferente curvatura con el objetivo de generar distintos ambientes, el ingreso de la luz y la circulación de aire, generando un ritmo en el recorrido interior.

Una casa de fin de semana se utiliza para vivir los espacios exteriores en momentos de ocio y en encuentros sociales. Es por eso que la relación interior-exterior está presente en todos los espacios. Es así, que se ingresa a la casa a través de un espacio intermedio: la galería, que pasa a ser el articulador de todos los espacios, es el hall de acceso que conecta el jardín, el living y el espacio multiuso/garaje.

En un terreno parquizado, se ubicó la casa de forma perpendicular a la calle con el fin de obtener una orientación noreste en los espacios de uso, y generar un paisaje, donde una araucaria y un olmo prexistentes, sean los protagonistas.

La casa se resuelve en un volumen lineal de chapa prepintada blanca con un sistema de paneles movibles de manera de responder a las premisas principales. Los espacios se organizan con la misma jerarquía, en una secuencia de ambientes en relación directa con el exterior, incorporando el semicubierto como un espacio indeterminado.

Planos

Proyectos relacionados